Micropl√°sticos en la comida. ¬ŅC√≥mo?.

Los micropl√°sticos est√°n en tu comida. Inundan nuestro mundo. Forman islas artificiales de pl√°sticos en el atl√°ntico y los animales mueren con el est√≥mago lleno de pl√°stico. Ahora, seg√ļn estudios, los micropl√°sticos finalmente llegan al intestino humano. En este art√≠culo te desvelamos de d√≥nde provienen y c√≥mo evitarlos.

Los microplásticos nos invaden sin darnos cuenta cada día. Desde embalajes a utensilios pasando por la ropa que vestimos. Plástico en detergentes, plástico en pasta de dientes, cremas exfoliantes con microesferas que también son de plástico. Pero no acaban ahí porque la lista de plásticos es enorme y está en todos los sitios, incluido tu estómago.

¬ŅPero de verdad que comemos pl√°sticos?.

Como lo oyes. Estudios liderados por científicos austriacos (Universidad Médica de Viena y Agencia de Medioambiente de Austria) lo aseguran. Los plásticos entran en nuestro organismo y se almacenan en nuestro cuerpo. Entre los resultados, se encontraron la presencia de hasta 9 tipos de plástico diversos en humanos. Entre ellos, el polipropileno (PP) y el polietileno-tereftalato (PET).

En el estudio, los 9 participantes de diferentes países (Austria, Finlandia, Italia, Japón, Países Bajos, Polonia, Reino Unido y Rusia), llevaban a cabo una lista. En ella, apuntaban los alimentos y comidas que ingerían durante la semana antes de someterse al análisis de sus heces. De este monitoreo, se comprobó que los voluntarios se contaminaron al consumir alimentos envueltos en plástico o al beber de botellas de plástico. Como curiosidad, cabe destacar que ninguno de ellos era vegetariano y que seis eran consumidores habituales de pescado.

Pero no acaba ah√≠. Seg√ļn otra investigaci√≥n publicada en la revista ‘Enviromental Pollution’ * y realizada por la Universidad de Heriot-Watt (Escocia), estos micropl√°sticos tambi√©n provienen de otras fuentes. En concreto de telas sint√©ticas y tapicer√≠as, que al descomponerse gradualmente, acaban siendo parte del polvo dom√©stico. De ah√≠ que el polvo de casa llegue a las comidas y por consiguiente, se deposite en nuestro cuerpo. Seg√ļn las estimaciones, ingerimos unos 114 micropl√°sticos en cada comida.

Los micropl√°ticos llegan a nuestra dieta de muchas formas
Los micropl√°sticos nos afectan a todos

Micropl√°sticos en tu armario.

Dentro de este sistema de consumo y con la crisis econ√≥mica, las cadenas de ropa low cost han inundado nuestros roperos. Con un precio bajo, ofrecen ropa actual y a la moda con las que se visten millones de mujeres, hombres y ni√Īos. Gracias a la filosof√≠a de ofrecer moda y ropa accesible a todo el mundo, han creado imperios comerciales que dejan una enorme huella en el ecosistema y en nosotros mismos.

El precio de sus prendas dice mucho de cómo se fabrican, en qué condiciones se cosen y con qué materiales se crean. Muchas de estas telas, que son fáciles de lavar, secar y que no se arrugan o encogen, son mucho más económicas que otras fibras naturales.

Si te paras a mirar las etiquetas de la ropa que compras, verás que casi toda está realizada a partir de material plástico. Puede que sea de forma parcial, al mezclar fibras sintéticas con tejidos naturales (algodón, lino o lana), o de forma total. Normalmente es más frecuente su versión total, nos referimos al 100% nylon, poliester, lycra, etc. Todas estas fibras sintéticas son derivadas del petróleo y mucho más económicas que las naturales, por eso son comunes en marcas de ropa barata.

Los microplásticos de la ropa a través de telas sintéticas
Los microplásticos más comunes provienen de telas sintéticas.

El pl√°stico es una amenaza ambiental.

Como te dec√≠amos, a trav√©s de botellas de pl√°stico, envoltorios, fibras y telas, acabamos con micropl√°sticos en nuestro organismo. Pero no somos los √ļnicos. Seg√ļn GreenPeace, cada segundo se vierten en el mar y el oc√©ano a nivel mundial, unos 200 quilos de pl√°stico. ¬°Eso es m√°s de 8 millones de toneladas al a√Īo!.

Al lavar nuestra ropa compuesta de tejidos sint√©ticos, soltamos a trav√©s del agua, miles de fibras microsc√≥picas. Seg√ļn un estudio de la Universidad de Plymouth (Reino Unido), por cada lavado de 6 quilos de ropa en nuestra lavadora, liberamos m√°s de 700.000 fibras pl√°sticas. Otro estudio de la Universidad de California concluye que tan solo con el lavado de una chaqueta, ya se desprenden 1,7 gramos de fibras en los cauces de agua.

Por tanto, ya no son √ļnicamente bolsas, botellas, bastoncillos o mil y un productos de pl√°stico. No es que se mueran aves, peces o mam√≠feros por ellos. Es que muchos micropl√°sticos acaban en el ecosistema y por ende, en la cadena tr√≥fica. Por lo que al comer, ¬°estos micropl√°sticos probablemente acaben en tu plato!. No se trata de que dejes de consumir pescado. Pues tambi√©n pueden afectarte a trav√©s de la sal de mesa, alimentos envasados o el agua embotellada.

De hecho, seg√ļn datos de Naciones Unidas, el 90% del agua embotellada y el 83% del agua del grifo contiene part√≠culas de pl√°stico.

¬ŅReducir la contaminaci√≥n de pl√°sticos es posible?.

Con estos peque√Īos consejos, puedes reducir la presencia de los micropl√°sticos en tu casa, en el medioambiente y en tu organismo:

Limpia el ambiente de tu casa de micropl√°sticos.

  • Ventila las estancias de tu casa abriendo las ventanas regularmente.
  • Mant√©n limpia tu casa, aspira y barre con asiduidad.
  • Si usas purificadores de aire o humidificadores sanear√°s el aire.
  • Si te gustan las velas, mejor que sean de cera de abeja natural. Las convencionales est√°n compuestas de parafina y las mechas pueden contener plomo.
  • Para refrescar y desinfectar el aire, puedes hacer un spray con agua y una cucharada de bicarbonato de sodio. As√≠ atrapar√°s las part√≠culas en suspensi√≥n.
  • Deja los zapatos en la entrada de casa cuando llegues.

Evita los microplásticos de las telas sintéticas.

Aunque cueste un poco más de atención y también de presupuesto, elige tejidos naturales. Si es posible, orgánicos, libres de tóxicos y materiales sintéticos. No te dejes seducir por los precios bajos porque al final, lo barato sale caro. Opta por tejidos como el algodón, el lino, la lana, lyocell o el ramio. Por contra, descarta aquellas prendas que sean en su totalidad de acrílico, lycra, nylon, poliamida o poliester.

Cada vez m√°s, marcas low cost lanzan colecciones ‘Conscious’ o ‘Eco’. Muchas de esas prendas son de algod√≥n o fibras recicladas. Otras son completamente de tejidos org√°nicos, cultivados en campos de tierra f√©rtil libres de pesticidas, herbicidas y fertilizantes sint√©ticos. Adem√°s sus tintas no son qu√≠micas y t√≥xicas. Son tejidos de mejor calidad, m√°s agradables y duran mucho m√°s sin importar los lavados. Pero lo mejor es, que tu armario estar√° libre de sustancias contaminantes y micropl√°sticos.

Los tejidos naturales son de mejor calidad, biodegradables y respetan el medioabiente. Dejan transpirar mejor la piel y son mejores para nuestro organismo. Con este sencillo gesto en tus compras ya haces mucho. Si adem√°s, donas, reciclas o intercambias tus prendas viejas una vez no las quieras, contribuir√°s a reducir la presencia de contaminantes y micropl√°sticos en el planeta.

Productos cosméticos y de higiene naturales sin microplásticos.

No es que muchos productos cosm√©ticos tengan derivados del petr√≥leo o aditivos sint√©ticos. ¬°Es que adem√°s contienen micropl√°sticos!. Ya sea una loci√≥n solar, una crema exfoliante, una pasta dent√≠frica o un jab√≥n. Puedes encontrarte peque√Īas part√≠culas de menos de 0,5 mil√≠metros en cualquiera de ellos que ayudan a limpiar o exfoliar. Puedes encontrarlas con nombres qu√≠micos como Polyethylene (PE), Polypropylene (PP) o Polimetacrilato de metilo (PMMA) entre otros.

Para que te hagas una idea: en un tubo de crema exfoliante de 150 ml puede haber entre 130.000 y 2,8 millones de microesferas de pl√°stico. Imagina si te limpias la cara y te lavas los dientes con productos as√≠. ¬ŅCuantos miles de microesferas de micropl√°stico habremos liberado en el medioambiente?.

En Espa√Īa todav√≠a no se regula el uso de micropl√°sticos en cosm√©tica.

Pero países como Australia, Canadá. Dinamarca, Estados Unidos, Reino Unido o Suecia los han eliminado o están en camino de hacerlo.

Por eso en Sapone di Valeria optamos por cosmética natural más ecológica. Productos hechos a mano, con ingredientes naturales y vegetales, libres de plástico tanto en su composición como en su embalaje.

Sin ir m√°s lejos, puedes hacerte una buena exfoliaci√≥n con nuestro rico jab√≥n natural de caf√© gracias al caf√© molido que lleva dentro. Optar por cepillos de dientes de madera de bamb√ļ biodegradable, nuestro dent√≠frico s√≥lido sin micropl√°sticos en la composici√≥n o utilizar champ√ļ s√≥lido natural que no necesita botella. Con todos ellos disfrutar√°s de muchas propiedades beneficiosas para tu salud sin da√Īar el planeta.

Los micropláticos en productos cosméticos
Los microplásticos también están en productos de higiene y cosmética

Un estilo de vida ‘zero waste’ o ‘conscious waste’.

Intenta usar la filosofía de las 3R como te comentábamos en otro artículo de nuestro blog. Por ejemplo, lava menos la ropa ya que muchas veces la lavamos sin estar realmente sucia. Ahorraremos agua, detergente, energía, emisiones, tiempo y dinero, además de reducir microfibras en el ambiente.

Por otro lado, hay mil opciones y maneras para consumir menos plástico. Retira tuppers de plástico y cámbialos por otros de cristal. Prueba a no utilizar cosas de un solo uso, etc. Hay tiendas zero waste o con alternativas conscious waste como flipoenverde o milfulles, de las que sacarás muchas ideas y productos saludables. Comprando a granel, usando productos sin embalaje o con el mínimo posible, contribuirás a que haya menos microplásticos en nuestro planeta y en nuestro organismo.

Porque nos afecta a todos, animales y humanos.

No queremos alarmarte o exagerar. Hay infinidad de estudios y noticias que lo prueban. Solamente hace falta que mires un poco por la red para investigar a fondo y ver que es real. Los microplásticos se encuentran en todos los medios, sean terrestres o acuáticos. Se encuentran en animales, también en los alimentos y ahora también en muestras humanas.

Esperamos que con estas informaciones y consejos, pruebes de reducir la contaminación por microplásticos en la vida diaria y por supuesto, ¡no acaben siendo parte de tu dieta!.

¡Comparte este artículo sobre los microplásticos si te ha gustado o crees que es interesante para poner nuestros consejos en la práctica!.

Entre todos podemos hacer que cada vez m√°s personas sean conscientes de que vivir sin tanto pl√°stico es posible.

Con peque√Īos cambios podemos hacer mucho por nuestra salud y por el planeta. ¬ŅLo hacemos?. ¬ŅNos ayudas?.

Microplásticos humanos animales cosmética ropa

*Referencia: Low levels of microplastics (MP) in wild mussels indicate that MP ingestion by humans is minimal compared to exposure via household fibres fallout during a meal. Ana I.Catarino, Valeria Macchia, William G.Sanderson, Richard C.Thompson, Theodore B.Henry. Environmental Pollution 2018 DOI: https://doi.org/10.1016/j.envpol.2018.02.069

Deja un comentario

Pronto te avisaremos Te informaremos cuando el producto esté en stock. Simplemente deja la dirección de correo electrónico donde quieres que te avisemos.
Email Quantity No te preocupes. No compartiremos tu e-mail con nadie m√°s